fbpx Los destinos que no querían tantos turistas, ¿ahora cómo les va?

Los destinos que no querían tantos turistas, ¿ahora cómo les va?

28 de Octubre de 2020 2:52am
corresponsal
overtourism

Redacción Caribbean News Digital

El exceso de turismo o el “overtourism”, cómo se le conoce en inglés, fue la palabra de moda en 2019. Destinos de todo el mundo, desde las rutas de senderismo de Machu Picchu hasta los canales de Venecia, lucharon contra el impacto de las multitudes de visitantes.

En medio de toda la planificación, predicción y proyección, hay una cosa que estos destinos no podían prever: la industria del turismo se paralizó por completo cuando la Covid-19 se extendió por todo el planeta.

Las prohibiciones de viaje, las cuarentenas y los cierres nacionales han obligado a la mayoría de los viajeros a quedarse en casa, y los destinos que antes luchaban con demasiados turistas han quedado tambaleantes. Caribbean News Digital explora la situación en tres de ellos.

Barcelona, España

Barcelona

La ciudad catalana de Barcelona, con sus altísimas agujas de Gaudí, su playa de arena blanca y sus bares al aire libre, ha sido un punto de atracción turística desde que los Juegos Olímpicos de 1992 mostró la belleza de la ciudad al público internacional.

Hoy en día, el turismo genera entre el 12 y el 14% del PIB de la ciudad, y el 9% del empleo total, según cifras del Ayuntamiento de Barcelona.

Pero en los últimos años, los funcionarios de la ciudad y los habitantes, desgastados por el exceso de turismo, han empezado a reexaminar esta dependencia de los negocios vacacionales.

La pandemia ha servido para reforzar aún más la importancia de crear espacios en el centro de la ciudad para el disfrute tanto de los lugareños como de los turistas. Los restaurantes y negocios de la Ciudad Condal han sufrido un impacto desproporcionado a manos de la pandemia.

Barcelona

Antes de la Covid-19, Barcelona había aprobado una serie de medidas diseñadas para combatir algunos de los agobios del exceso de turismo.

La ciudad tomó medidas para reducir los alquileres de vacaciones, introdujo un impuesto al turismo y animó a los viajeros a visitar los barrios fuera de la superpoblada ciudad vieja.

Hoy en día, la ciudad, como otras en Europa, está luchando para sofocar una nueva oleada de casos de Covid-19, y hay un toque de queda nocturno para tratar de detener las crecientes cifras de casos.

 

Machu Picchu, Perú

Machu Picchu

La famosa ciudadela inca de Machu Picchu aparece en las listas de deseos de muchos viajeros, gracias a esas vistas de maravillas arqueológicas enmarcadas por verdes montañas. Pero durante gran parte de 2020, el monumento más famoso de Perú ha permanecido cerrado.

El país sudamericano entró en un estricto bloqueo el 15 de marzo, que duró hasta junio. En el verano, se anunció que Machu Picchu abriría al turismo interno, pero esto no se materializó ya que los casos de Covid en Perú aumentaron.

Ahora el plan de las autoridades peruanas es reabrir Machu Picchu el 1 de noviembre, coincidiendo con el reinicio de los vuelos internacionales.

En enero de 2019, se introdujo una estricta política de entrada a Machu Picchu para controlar el acceso a la ciudadela en respuesta a los problemas de hacinamiento.

Machu Picchu

Desde entonces, los turistas deben reservar con antelación entradas que son válidas hasta cuatro horas. Con este sistema, 5.000 personas pueden completar el viaje por el día. Cuando Machu Picchu reabra, este número se reducirá aún más para asegurar el distanciamiento social.

La nueva regla es que sólo se permitirá la entrada de 75 personas a la vez a Machu Picchu. El tamaño del grupo no excederá las siete personas, más un guía. A ese ritmo, de 5.000 personas diarias se pasará a tan sólo 675.

 

Venecia, Italia

Venecia

Venecia es quizás el destino más comúnmente asociado con el exceso de turismo. El número de turistas se ha disparado en la última década, los locales se han defendido cada vez más, protestando contra los cruceros en la laguna de la ciudad y exteriorizando la preocupación de que Venecia podría convertirse en una especie de parque temático.

A lo largo de los años, se han introducido varias regulaciones y nuevas reglas diseñadas para manejar la afluencia de visitantes - incluyendo prohibiciones de nuevos hoteles y lugares de comida rápida en el centro de la ciudad. Una tarifa de acceso muy alta para los viajeros que van por un día en fechas populares estaba prevista para julio de 2020, pero finalmente se pospuso.

El norte de Italia se convirtió en una de las primeras regiones europeas en sentir el impacto de la Covid-19 a finales de febrero. Venecia fue cerrada y así comenzaron meses y meses sin turistas.

Cuando las fronteras internacionales volvieron a abrirse en el verano, el número de visitantes no era comparable al de años anteriores.

Venecia

Antes de la Covid, se estima que 32.000 pasajeros de cruceros visitaban Venecia por día y muchos activistas discutían activamente su impacto en la ciudad.

Estos tres lugares, junto a muchos otros destinos de todo el mundo, desde ciudades históricas como Amsterdam y Praga, hasta lugares hermosos como la bahía de Maya en Tailandia y las playas de Bali, Indonesia, también han sufrido las consecuencias del exceso de turistas en los últimos años.

Ahora, también están sufriendo las consecuencias de la falta de visitantes. Y aunque el exceso de turismo puede haber causado estragos en estos y otros destinos, ahora la interrogante es cómo hacer resurgir la economía de esos lugares… sin turismo.

Etiquetas
Back to top