fbpx Descubre los principales accidentes de aviones Boeing 737 Caribbean News Digital

Descubre los principales accidentes de aviones Boeing 737

18 de Mayo de 2018 4:42pm
coordinador
Descubre los principales accidentes de aviones Boeing 737

Algunos sitios web confirman que el fabricante aeronáutico estadounidense Boeing recomendaba en 2011 a las aerolíneas de todo el mundo que disponen de aviones 737 en sus flotas que realicen una investigación para detectar posibles casos de fatiga en su fuselaje tras el suceso ocurrido a una aeronave de Southwest en Arizona.

"Boeing emitirá un boletín a todas las aérolíneas que vuelan con los modelos antiguos del 737 para que hagan inspecciones especiales en determinados puntos de unión de sus fuselajes", señalaba en ese momento el diario New York Times en su edición digital.

Más de 900 aviones de este tipo están en servicio en todo el mundo, pero la directiva sólo se aplicará a las aeronaves más utilizadas.

El Boeing 737 lleva en el mercado, con sus diferentes versiones, desde mediados de los años sesenta y es una de las naves más utilizadas por las aerolíneas.

Después de que Southwest Airlines detectase grietas en otros tres de sus aparatos, canceló otros 70 vuelos, con lo que son ya 670 los trayectos afectados después de ese incidente.
Según expertos, estos pueden ser las causas más comunes de accidentes aéreos:
Error del piloto
A medida que las aeronaves se han vuelto más fiables, la proporción de accidentes causados por un error del piloto han aumentado y ahora se sitúan en torno al 50%. Los aviones son máquinas complejas que requieren una gran cantidad de gestiones. Debido a que los pilotos se comprometen activamente con la aeronave en todas las fases de un vuelo, hay numerosas oportunidades para que esto vaya mal, desde no poder programar el ordenador de gestión de vuelo vital correctamente a calcular mal el combustible necesario.
Si bien este tipo de errores son lamentables, es importante recordar que el piloto es la última línea de defensa cuando las cosas van mal catastróficamente. En enero de 2009 un Airbus A320 golpeó una bandada de gansos cerca de la ciudad de Nueva York. Sin poder, el capitán, Chesley Sullenberger, tuvo que sopesar una serie de opciones y actuar con rapidez. Haciendo uso de su amplia experiencia de vuelo y el conocimiento de las cualidades de manejo del avión, él eligió aterrizar el avión en el río Hudson. Los 150 pasajeros que estaban a bordo del avión no fueron salvados por los ordenadores o cualquier otro sistema automatizado. Ellos fueron salvados por los dos pilotos, los mismos componentes que los tecno-entusiastas afirman que pueden ser sustituidos por los ordenadores y los controladores de tierra.
Un fallo mecánico
Los fallos del equipo continúan representando alrededor del 20% de las pérdidas de aviones, a pesar de las mejoras en el diseño y la fabricación de calidad. Mientras que los motores son significativamente más fiables de lo que eran hace medio siglo, todavía de vez en cuando sufren fallos catastróficos.
En 1989, una aspa del ventilador se desintegró y causó que el motor número uno de un Boeing 737-400 con destino a Belfast perdiera el control. La instrumentación, difícil de interpretar, contribuyó a que los pilotos no supieran cual de los dos motores estaba perdiendo energía. Confundidos, los pilotos apagaron el motor número dos. Sin poder hacer nada, el avión se estrelló en la pista del aeropuerto de East Midlands, matando a 47 personas e hiriendo a muchos, incluyendo el capitán y el primer oficial.
Más recientemente, un A380 de Qantas llevaba a 459 pasajeros y sufrió un fallo de motor sobre la isla de Batam, en Indonesia. Gracias a la habilidad de los pilotos, el avión aterrizó afectado pero sin problemas.
Tiempo
El mal tiempo representa en torno al 10% de las pérdidas de aeronaves. A pesar de la gran cantidad de ayudas electrónicas con las que cuenta una aeronave, como compases giroscópicos, navegación por satélite y acceso constante a datos meteorológicos de tormentas, nieve y niebla. En diciembre de 2005, un vuelo de la compañía Southwest Airlines, que vuelan desde el aeropuerto internacional de Baltimore-Washington al aeropuerto internacional Midway de Chicago, intentó aterrizar en una tormenta de nieve. Se salió de la pista y se estrelló en una línea de coches, matando a un niño pequeño.
Uno de los incidentes de mal tiempo más notorios ocurrió en febrero de 1958, cuando un avión de pasajeros bimotor europeo de la compañía British Airways se estrelló al intentar despegar del aeropuerto de Munich-Riem. Muchos de los 23 muertos del avión habían jugado para el Manchester United Football Club. Los investigadores determinaron que el avión había sido reducido por el aguanieve (conocido por los pilotos como “contaminación de la pista”), que no le permitió alcanzar la velocidad de despegue. Sorprendentemente, tal vez, el rayo no sea la amenaza que muchos pasajeros creen (o tienen miedo) que es.
El sabotaje
Alrededor del 10% de las pérdidas de aviones son causadas por sabotaje. Al igual que con la caída de los rayos, el riesgo que plantea el sabotaje es mucho menor de lo que muchos creen. Sin embargo, se han producido numerosos ataques espectaculares e impactantes por saboteadores. En septiembre de 1970 el secuestro de tres aviones de pasajeros en Jordania fue un momento decisivo en la historia de la aviación que llevó a una revisión de la seguridad. Secuestrados por los devotos del Frente Popular para la Liberación de Palestina, los tres aviones fueron volados a la vista de la prensa mundial.
A pesar de las mejoras, todavía los descontentos penetran el velo de seguridad, al igual que ocurrió en 2011 con el suicida del zapato, Richard Reid. Afortunadamente, el intento de Reid de derribar un avión en pleno vuelo no tuvo éxito.
 

Back to top