fbpx Puerto Plata: la novia del Atlántico

Puerto Plata: la novia del Atlántico

16 de Junio de 2019 7:08pm
José Carlos de Santiago
Puerto Plata

La ciudad más importante de la costa norte en República Dominicana, a unos 180 km de la capital, ofrece playas y entornos verdes paradisiacos que se complementan con rutas atractivas hacia otros parajes.

De plata parece, pensó Cristóbal Colón, cuando pasó cerca de una hermosa bahía que, situada al pie de una montaña, le permitió ver el paisaje impresionante del lugar. Nombró entonces aquel paisaje como Puerto Plata y desde entonces así se identifica uno de los sitios paradisíacos del Caribe insular.

Le dicen La Novia del Atlántico a esta ciudad que, desde el punto de vista turístico, es la más importante de la costa norte en República Dominicana, localizada a unos 180 km de Santo Domingo. Casi 700 000 visitantes arribaron a Puerto Plata en el 2018 a bordo de 153 buques y esa cifra, superior a los casi 39 000 que llegaron en el 2017, demuestra que cada vez más el destino turístico en la también conocida Costa del Ámbar (por los yacimientos de esta piedra allí existentes) gana en atractivos para el viajero.

Los viajeros arriban en busca de la historia que atesora desde su fundación en 1502, palpable en los ocho municipios que la integran: San Felipe de Puerto Plata, el principal,  Sosúa, Altamira, Imbert, Villa Isabela, Luperón,  Los  Hidalgos y Guananico.

San Felipe de Puerto Plata es el centro vital de la provincia, y en ella está uno de los mayores puertos del país y uno de sus aeropuertos internacionales: el  Gregorio Luperón. El turismo, por supuesto, es una de sus potencias económicas, sobre todo porque arriban cada año miles de turistas a su playa principal, la Long Beach, además de disfrutar de playa Dorada y la playa Cofresí.

La ciudad de San Felipe de Puerto Plata es tambien un atractivo urbano con sus avenidas, como las principales Beller y la avenida General Luperón, que es el malecón situado al norte de la ciudad. En el centro llaman la atención las singulares edificaciones de estilo victoriano que construyeron los ingleses a partir de mediados del siglo XIX, sus tortuosas y estrechas callejuelas y su ambiente marítimo.

Un encanto especial tiene Sosúa, célebre por la playa del mismo nombre, en la que hay un arrecife de coral, peces tropicales y plantas de variados colores. La playa separa los barrios de El Batey, donde se encuentran la mayor parte de hoteles y comercios y Los Charamicos, famoso por su intensa vida nocturna.

Por su parte, Guananico posee bonitos paisajes con bosques, ríos y montañas. Puede avistarse desde el mirador los cinco municipios de la Novia del Atlántico, y se explotan rutas para el desarrollo del ecoturismo, por la belleza de sus paisajes y  recursos naturales.  Guananico tiene desde saltaderos en la cima de la montaña hasta balnearios como Agua Verde, con un carrito tipo teleférico, que traslada las personas de un lado al otro del río. Además, existen exposiciones y rutas del cacao que ofrecen en la Hacienda Cufa o la Hacienda del Cacao El Edén.

Los viajeros que arriban a Puerto Plata quedan seducidos por  los paisajes verdes inigualables y en particular, por sus maravillosas playas de arenas blancas y aguas cristalinas, entre las que resaltan La Ensenada, Sosúa, Costámbar, Playa Grande y Playa Dorada. Sin embargo, no solo las playas atraen a los visitantes de Puerto Plata, pues también hallan atractivos en La Loma Isabel de Torres, aquella vista por el Descubridor de América. Allí se encuentra el parque nacional del mismo nombre, con 15 km2 de una magnífica belleza natural, siendo uno de los parques más visitados de República Dominicana. Lo más atractivo es la loma que lo corona, y la impresionante estatua del Cristo Redentor que recibe al visitante con sus brazos abiertos.

La única forma de subir aquí es por medio del teleférico que opera desde Puerto Plata, y en ese recorrido se disfrutan preciosas vistas de la ciudad y de su costa. Una vez arriba, se puede pasear por sus jardines botánicos y conocer la biodiversidad de sus paisajes. Esta reserva natural cuenta con multitud de especies animales y vegetales endémicas del lugar, como la cigua palmera, el carpintero o el guaraguao.

Es este parque nacional Isabel de Torres un lugar ideal para  la aventura y el descanso, alejado de las zonas más pobladas y con una naturaleza pura.

Otro Parque Nacional de Puerto Plata, Ocean World, es a su vez el parque de diversiones más grande de todo el Caribe, y propone adentrarse en ese amplio hábitat de delfines del mundo construido por el hombre. Además, los visitantes tendrán la oportunidad de nadar en el acuario de peces, y alimentar exóticos animales que conviven en la foresta tropical.

Obligatoria es la visita al  Castillo o el Morro de Puerto Plata, una fortaleza construida por orden del emperador Carlos V, así como  la participación en varias de sus fiestas tradicionales como las del paraje Los Cafeses, en honor a Nuestra Señora de Las Mercedes, y el histórico carnaval, de los más reconocidos a nivel internacional.

Aramís del Rosario, propietario-director del turoperador Penny Market, reveló al Grupo Excelencias durante la Feria Turística Internacional de Moscú (MITT 2019) que el 95% de los turoperadores venden el destino en Puerto Plata. Precisó además que, aunque no son pocos los motivos turísticos para incluirlo en la ruta del viajero insaciable, puede sumarse también el recorrido de 110 km  hasta el poblado pesquero de Punta Rucia. Se disfruta de los entornos naturales y del carisma de sus habitantes, y se tiene la mágica oportunidad de visitar Cayo Arena, un islote de coral en el medio del mar, conocido también como Isla Paraíso. Su empresa lleva 20 años vendiendo los recorridos a este sitio,  actualmente considerada la excursión líder de la costa norte, para la que se utilizan catamaranes de dos plantas, 45 pies de eslora y capacidad para unas 60 personas.

Cayo Arena, también conocido como Cayo Paraíso, se encuentra a 25 minutos en lancha del punto de salida en Punta Rucia, ubicado al noroeste de Puerto Plata. Este banco de arena se encuentra en medio del brillante océano azul, con fina arena blanca y aguas poco profundas repletas de peces tropicales, ideal para snorkelers de cualquier nivel, o también podrás optar por bucear. La mayoría de los tour operadores ofrecen el viaje de ida y vuelta desde Puerto Plata, incluyendo los botes que los llevarán al cayo con equipo de snorkel incluido.

Luego, agrega del Rosario, no pocos turistas viajan hasta Estero Hondo, un pueblo pequeño  en el que los amantes de la flora y fauna quedarán fascinados con la observación en su ambiente natural de manatíes en el Santuario de Mamíferos Marinos, el segundo lugar en República Dominicana donde habita esta especie en peligro de extinción, catalogado como el refugio más grande del país. El  Parque Nacional de Montecristi, donde se encuentra el segundo bosque de manglares más grande del  país, es otro atractivo de la ruta trazada, a la que indudablemente muchos regresan.

* Artículo publicado en la revista Excelencias Turísticas del Caribe y Las Américas No. 168

Back to top