fbpx 6 volcanes activos que se pueden visitar

6 volcanes activos que se pueden visitar

30 de Junio de 2020 1:13am
corresponsal
volcán Poas

por Jorge Coromina

Durante un viaje a Nicaragua en 1990, tuve la oportunidad de ver de cerca algunos volcanes. Hay dos que recuerdo con agrado: el Momotombo, esa majestuosa montaña cubierta de nubes que puede verse desde cualquier punto de Managua, la capital; y el Masaya.

El primero lo recuerdo por su forma majestuosa e imponente. Al segundo, porque pude verlo de cerca, mirar desde la boca del cráter hacia el interior de su garganta, ver columnas humeantes y apreciar las “gárgaras” estruendosas que hacía con la lava a más de 500 metros de profundidad. 

Pero hoy no solo quiero hablar del Masaya, sino de otros cinco volcanes activos que se pueden visitar en varias regiones del planeta. Hay decenas de ellos, pero pensamos que estos seis (incluyendo tres de ellos en nuestro hemisferio) son bien representativos de esta especie de aventura que Caribbean News Digital quiere proponerles.

Para los viajeros arriesgados y afortunados, visitar un volcán activo guarda fuertes emociones. Si tiene la oportunidad de hacerlo, no lo piense dos veces, pues no se arrepentirá. Aquí está nuestra selección:

 

Piton de la Fournaise

Piton de la Fournaise

 

El pitón de la Fournaise, que culmina a 2.632 metros de altitud, es el volcán activo de la isla de La Reunión.​ Corresponde a la cumbre y al flanco oriental del macizo del Pitón de la Fournaise, un volcán en escudo que constituye el 40 % de la isla en su parte sudeste.

Este volcán está entre los más activos del planeta: por la frecuencia de las nuevas erupciones (de media una cada nueve meses), mantiene probablemente el primer puesto mundial; por el volumen medio de lava emitida (estimado entre 0,32  metros cúbicos por segundo es aproximadamente diez veces menos productivo que el Kīlauea, pero es comparable al Etna.​

Es también, desde la instalación en 1979 del observatorio vulcanológico, uno de los volcanes más vigilados. El acceso es relativamente fácil, sobre todo por la carretera forestal del volcán o por la carretera de las Lavas, lo que permite a veces al público poder asistir al espectáculo de las proyecciones y de las coladas de lava.

Como los volcanes de Hawái, el pitón de la Fournaise es un volcán de punto caliente. Estaría alimentado por una pluma mantélica activa desde hace más de 65 millones de años.

 

Monte Santa Helena

Monte Santa Helena

 

El monte Santa Helena​ es un estratovolcán activo ubicado en el condado de Skamania, en el estado de Washington, en la región del Pacífico Noroccidental de Estados Unidos. 

Su altura actual es 2.550 msnm y está ubicado a 154 km al sur de Seattle y a 85 km al noroeste de Portland, Oregón. La montaña es parte de la Cascade Range e inicialmente se conocía como Louwala-Clough que significa "montaña de fuego o humeante" en la lengua de los nativos locales, la tribu Klickitat. 

Recibió su actual nombre del diplomático británico Alleyne Fitzherbert, primer Barón de St Helens, quien era amigo de George Vancouver, un explorador que realizó un sondeo del área a finales del siglo XVIII. Este volcán es muy conocido por sus explosiones de cenizas y flujos piroclásticos.

Como la mayoría de otros volcanes en la cordillera de las cascadas, el monte Santa Helena es un gran cono de escombros compuesto de piedra de lava intercalada con ceniza volcánica, piedra pómez y otros depósitos. 

 

Villarrica

Villarrica

 

El volcán Villarrica es otro estratovolcán, chileno, de 2.847 msnm ubicado en los Andes meridionales. Está situado en el límite de las provincias de Cautín (región de la Araucanía) y Valdivia (región de Los Ríos), en Chile, entre los lagos Villarrica y Calafquén. Es uno de los más activos de Sudamérica, y tiene una forma cónica casi perfecta.

El volcán está cubierto por un glaciar de casquete de 40 km² con un volumen de 8 km³, además de un manto de nieves que se eleva a partir de la cota de los 1.500 msnm.​

En su cima se halla un cráter de 200 m de diámetro, al fondo del cual (a una profundidad variable de entre 100 y 50 m) se encuentra un lago de magma permanente (lago de entre 30 y 50 m de diámetro), que alternativamente sube y baja de nivel. Este lago presenta una intensa fumarola, que frecuentemente es acompañada de actividad eruptiva débil.

 

Kilauea

Kilauea

 

El Kilauea es un volcán en escudo hiperactivo en Hawai, y el más activo de los cinco volcanes que conforman la isla de Hawai. Es también uno de los volcanes más activos de la Tierra. 

Situado a lo largo de la costa sur de la isla, el volcán, con una edad de 300.000 hasta 600.000 años, emergió del mar hace unos 100.000 años. Es el segundo volcán más reciente formado por el punto caliente de Hawai y el actual centro eruptivo de la cadena de montes submarinos Hawai-Emperador. 

Como carece de prominencia topográfica y porque su actividad eruptiva coincidió históricamente con la de Mauna Loa, el Kilauea fue erróneamente considerado un satélite de su vecino mucho más grande. 

Estructuralmente, Kilauea tiene una cumbre con una caldera grande que se formó recientemente, y dos zonas de ruptura activas que se extienden 125 km hacia el este y 35 km hacia el oeste respectivamente, formando una línea de falla activa, de profundidad desconocida, que se desplaza verticalmente con un promedio de 2 a 20 mm por año.

 

Monte Etna

Monte Etna

 

El Etna es un volcán activo en la costa este de Sicilia, en el territorio de la Ciudad metropolitana de Catania. Tiene alrededor de 3.322 metros de altura, aunque la misma varía debido a las constantes erupciones. 

La montaña es hoy en día 21,6 metros menor que en 1865. Es el volcán activo con mayor altura de la placa Euroasiática, el segundo en referencia en Europa después del Teide y la montaña más alta de Italia al sur de los Alpes. El Etna cubre un área de 1.190 km2, con una circunferencia basal de 140 kilómetros.

En la mitología griega, el Etna era el volcán en cuyo interior se situaban las fraguas de Hefesto, que trabajaba en compañía de cíclopes y gigantes. El monstruoso Tifón yacía debajo de esta montaña, lo que causaba frecuentes terremotos y erupciones de humo y lava.

 

Masaya

Masaya

 

Regresamos a Iberoamérica, esta vez a Nicaragua, una tierra rica en volcanes y cuyos suelos están fertilizados por roca volcánica. Allí, además del majestuoso Momotombo, está el volcán Masaya, ubicado cerca de la ciudad de Masaya en el departamento del mismo nombre, en Nicaragua, a escasos 20 km al sur de la capital del país, Managua.

Es uno de los siete volcanes activos del país. Su cráter, llamado Santiago, tiene una altitud de 635 msnm y emite continuamente grandes cantidades de gas de dióxido de azufre. También mantiene una incandescencia en su interior debido a un lago de lava persistente. 

El volcán forma el centro del parque nacional Volcán Masaya y a sus pies se ubica la laguna volcánica del mismo nombre. El parque comprende un área de 54 km² que incluye dos volcanes y cinco cráteres y tiene más de 20 km de caminos pudiendo llegar en coche hasta el borde mismo de uno de los cráteres. Entre sus instalaciones destaca el museo vulcanológico.

Fue objeto de veneración por los habitantes de la zona antes de la llegada de los europeos. Los españoles llamaron al volcán "boca del infierno" y colocaron en el siglo XVI una cruz para conjurar al diablo. Esta es cruz, situada a borde de uno de los cráteres, es la llamada "Cruz de Bobadilla" en honor al misionero Padre Francisco Bobadilla.

Gonzalo Fernández de Oviedo estudió el volcán en 1529 dejando las primeras referencias escritas del mismo, luego, en 1538 fue fraile Blas del Castillo quien realizó estudios e investigaciones. También se realizaron excavaciones en búsqueda del llamado "oro del volcán", que terminaron en fracaso.

Etiquetas
Back to top