fbpx La relación entre Filomena y el calentamiento global

La relación entre Filomena y el calentamiento global

11 de Enero de 2021 1:51pm
Redacción Caribbean News Digital
Filomena, Cibeles en Madrid

Ahora que España se ha enfrentado a la mayor nevada en medio siglo y a temperaturas extremas, nunca antes registradas, muchos se preguntan si todo esto no pone en cuestión el calentamiento global. Algunos "negacionistas" no han tardado en citar la tormenta Filomena como la prueba de que el calentamiento global no es cierto. Nada más lejos de la realidad.

De hecho, según algunos modelos, el cambio climático puede propiciar que episodios como el que ha provocado la borrasca Filomena se produzcan más frecuentemente en latitudes medias.

Lo cierto es que se han sumado varios factores para provocar la "tormenta perfecta" que ha paralizado media España, empezando por la capital, Madrid.

La borrasca Filomena en realidad no llevó aire frío, sino aire más cálido y muy, muy cargado de humedad. De hecho, en otras partes del Mediterráneo se han vivido temperaturas excepcionalmente altas con Malta registrando 22º C, el récord para un mes de enero.

Este aire más cálido se encontró con el aire frío que llevaba varios días instalado en buena parte de Europa occidental provocando la situación a la que ahora se enfrenta España.

Filomena

¿Qué tiene que ver el calentamiento global?

La doctora en Físicas y meteoróloga de Eltiempo.es Mar Gómez nos explica que el modelo más aceptado de los efectos del cambio climático, es que el calentamiento del Ártico debilita la corriente de chorro y provoca que fluctúe más, llegando hasta latitudes más septentrionales.

En invierno, esto significa que el frío polar pueda "escaparse" más al sur de lo habitual, así que los episodios de frío extremo en el hemisferio norte en invierno podrían hacerse más habituales. Bajo este modelo el mismo fenómeno también provoca olas de calor más frecuentes y más largas durante el verano.

El año pasado, a la inversa, la corriente de chorro y el vórtice de polar se mantuvieron muy estables y prácticamente no hubo invierno en muchas partes de Europa.

Otro factor comúnmente aceptado -y puramente lógico- es que el calentamiento global aumenta la humedad en la atmósfera (por la mayor evaporación) provocando borrascas con precipitaciones más intensas.

En este caso ha sido de nieve, por el frío que se había instalado en Europa, pero este otoño se ha batido el récord de tormentas en el Atlántico y en Europa se han sufrido serios episodios de inundaciones, que son cada vez más frecuentes.

Fuente: Euronews

Etiquetas
Back to top