Votar

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 voto )

Entrevista a Stephanie Villedrouin, ministra de Turismo de Haití

11-03-2014

Por: José Carlos de Santiago

En los últimos meses, cada vez con mayor frecuencia, leemos sobre Haití en las noticias de turismo, desde el proyectado destino turístico de baja densidad en Île à Vache y la apertura de hoteles de reconocidas marcas -con presencia española- hasta nuevas obras de infraestructura como aeropuertos, una escuela de formación y policía turística. Una buena señal es que los arribos internacionales crecieron 17,9% en los primeros nueve meses de 2013.

Lo mejor de todo es que la estrategia de las autoridades apunta a un desarrollo inclusivo y sostenible, con la presencia activa de las comunidades y una visión de largo plazo de los recursos naturales, como está sucediendo precisamente en Île à Vache. Es un tema que, entre otros muchos, abordamos con la ministra de Turismo del país caribeño, Stephanie Villedrouin.

¿Cómo pretende el gobierno de Haití posicionar nuevamente el país en los circuitos turísticos?

-Una de las estrategias es estar presente en las ferias turísticas especializadas como ITB Berlín, FITUR y otras en Europa, para el mercado italiano, el mercado ruso… Este nuevo gobierno y este nuevo presidente decidieron elevar el turismo a una de las prioridades principales de la estrategia política del país, consolidando los destinos turísticos existentes con inversiones importantes a nivel de centros históricos, de atracciones naturales y en el trabajo con los hoteleros, para lograr un mejor producto y trabajar en la formación continua de los empleados. Este último es un programa que llevamos a nivel del Ministerio de Turismo con la apertura el año pasado de una nueva escuela en el sur del país.

Con todos esos esfuerzos de infraestructura, que también se hicieron en carreteras principales para interconectar regiones, logramos conseguir que el año pasado el Foro Económico Mundial clasificara a Haití como destino turístico. Somos parte de los 140 países conocidos como destinos turísticos y eso nos permitió estar en la prensa internacional, incluyendo el Budget Travel, que publicó en enero un artículo en que recordaba que el año pasado Haití era “not to go”, pero ya este año es “to go”.

Gracias a todos los posicionamientos e inversiones del sector privado haitiano hoy día tenemos el NH y el Occidental, un Marriot en construcción, y podemos ir a nivel del mercado internacional. Al mismo tiempo que re-posicionamos a Haití como destino, comenzamos a trabajar en nuevos destinos turísticos para el futuro.

Estamos trabajando en dos proyectos ambiciosos. Uno de ellos es un producto de gama alta: una isla de 45 kilómetros cuadrados situada en el sur de Haití y un área de 26 kilómetros de playa donde tenemos un plan maestro que fue diseñado por especialistas mexicanos. Con ese plan maestro vamos a poder atraer los resorts, que son tan importantes para el impulso económico de un destino turístico en un país.

Ese programa de desarrollo nos va a permitir, de aquí a dos años, añadir más de tres mil habitaciones al parque hotelero haitiano, con casi mil habitaciones en la isla (Île à Vache) y dos mil habitaciones en Grande Terre. Esas inversiones están previstas con un apoyo importante del presupuesto nacional. Por ejemplo, en la isla estamos invirtiendo 18,5 millones de dólares más el dinero del aeropuerto, que viene aparte y suma casi 30 millones. Lo mismo para Grande Terre.

Tenemos muy presente la colaboración que se puede establecer con el sector privado, para todos los servicios añadidos que son necesarios para montar un destino. Queremos que sea a nivel de energía, a nivel de otros servicios importantes y necesarios para que el destino pueda ser autosuficiente.

La idea es re-posicionar a Haití. Lo proyectamos hace dos años. Hoy podemos decir que es una meta lograda y ahora toca abrir los nuevos destinos turísticos, que es otra meta; ya tenemos los nuevos planes maestros para realizarlo y estamos hablando seriamente con los inversionistas, sobre todo españoles. Tuve la oportunidad de conocer y encontrarme con varios de ellos en FITUR, a finales de enero.

Hay tres preguntas fundamentales para este desarrollo. La primera está vinculada con la seguridad. ¿Cómo garantizan la seguridad de los turistas?

-En primer lugar hay que decir que Haití no está listado y no hay estadísticas de Haití siendo un país con problemas de inseguridad, como otros en el Caribe. Es importante señalar eso. En segundo lugar, vinimos con una nueva policía turística este año, que se llama Politour. Es una policía especializada con guías que hablan inglés, francés y español para que puedan estar presentes en los destinos turísticos prioritarios.

No tenemos casos de asaltos a nivel de turistas. Es bastante mínimo, no hay datos sobre eso como para soportar la idea de que Haití es un país inseguro. Es solo mala prensa que ha habido sobre Haití en los últimos años, y ya estamos trabajando al respecto con informaciones estadísticas importantes.

¿Qué está haciendo el gobierno en cuanto a la infraestructura de aguas y protección ecológica?

-Cada destino turístico va a tener su propia energía, acueducto y proveerá otros servicios a la industria. Por eso tenemos un plan maestro, por eso estamos trabajando no solamente en crear el plan, sino en recrear el ecosistema de las zonas.

En el programa de desarrollo para la zona sur estamos recreando los ecosistemas de los manglares a través de unos ríos que estaban completamente desviados y los estamos realimentando para recrear toda la parte de los manglares que nos va a llevar otro tipo de flora y fauna. Eso va a ser un valor añadido al destino turístico.

Hoy en día no se ven muchos destinos construyéndose directamente en la arena, esto ya no se da y hay que estar muy conscientes de que, el hecho de ser el último país del Caribe en desarrollarse aporta un valor importante, una ventaja sobre los otros: no vamos a cometer los mismos errores.

No hay ningún inversionista que venga a invertir, ni el Banco Mundial ni el Banco Interamericano de Desarrollo, si no hay un estudio medioambiental importante que asegure que el destino no sufrirá por esas inversiones.

El plan que estamos desarrollando es bastante integrado, y justamente uno de los mayores retos que tengo como ministra es lograr un producto inclusivo, no exclusivo. Un producto inclusivo que involucre a la comunidad de las zonas integradas en el proyecto y que lleve el tema ecológico a la par del desarrollo de la infraestructura.

Son metas importantes que nos fijamos desde el comienzo en este mandato y el presidente tiene muy presente todo el tema del medioambiente. El año 2013 fue el Año del Medioambiente en Haití: allí se ha reforestado bastante y se verán todos los resultados de aquí a cinco años. Está en marcha el plan para proteger el medioambiente y tener un producto turístico inclusivo.

¿Qué incentivos prepara el gobierno para los inversionistas extranjeros en cuanto a impuestos, compra de tierras y créditos?

-A nivel de las ventajas que ofrece el gobierno, creamos el Consejo Interministerial de las Inversiones, donde yo soy la viceministra y el ministro de finanzas es el presidente. Otra vez eso demuestra el interés que tiene el gobierno en el sector turístico.

A nivel de incentivos tenemos un código de inversiones bastante agresivo, importante, con más de 15 años de exoneraciones de todo tipo de impuestos, en primer lugar. En segundo lugar, toda la parte de impuestos a nivel de empleados, transferencia de capital… Hay muy buenos incentivos que van también a nivel de construcción, donde se pueden recibir los equipamientos durante el período de gracia que se da libre de impuestos. Es uno de los códigos de inversiones más atractivos en el Caribe.

Por otro lado, los bancos comerciales haitianos están comprendiendo la dinámica del sector y se están involucrando bastante. Para el proyecto de la zona sur del país, donde queremos las dos mil habitaciones, está previsto tener una zona franca turística. La zona franca turística tiene otras ventajas a nivel de importaciones de productos de primera necesidad. No solo de primera necesidad, sino también la importación de alcohol.

Sabemos que estos hoteles vendrían con un concepto Todo Incluido y el tema de las bebidas alcohólicas es uno de los temas importante en todos esos destinos turísticos. Con el decreto sobre la zona turística franca no habrá impuesto sobre tales productos, lo cual beneficiará mucho el precio de la parte operativa y de consumo del destino.

Son ventajas bien interesantes que tenemos y que son ley hoy. No es algo que estamos inventando. En la comisión mixta que tenemos vemos todas las inversiones turísticas, todas pasan directamente por mi despacho y tenemos un equipo de inversionistas que se ocupan de hacer los seguimientos.

A nivel de creación de empresas, lo que tomaba antes 90 días está tomando sólo unos diez. El Primer Ministro tomó la determinación de crear empresas pre-registradas. Tenemos más de 20 empresas turísticas pre-registradas y hoy en día se puede comprar la empresa por 2.500 dólares, haces los documentos a nivel de estatus de la compañía y ya tienes una compañía en pie.

Ahora hay más oportunidades para invertir añadiéndole las ventajas e incentivos, de manera que representa una buena opción para los inversionistas.

En cuanto a la tierra, tenemos toda la capacidad para darles concesiones hasta de 50 años. En Grande Terre, el proyecto de hoteles que tenemos entre los 26 kilómetros son 80% privados y ahí estamos llevando una estrategia para que los privados sean entre el 8 y 10% accionistas del proyecto. Así, el que viene a invertir no necesita desembolsar para comprar la tierra.

Pienso que todos estos puntos son importantes para Haití como destino turístico.

¿Cómo va el gobierno a integrar a la población haitiana en el nuevo desarrollo turístico? ¿Va a haber créditos para la población? ¿Va a haber educación para su formación? ¿Va haber sanidad para la población?

-Hoy en día no se puede hablar de destino turístico si no hay servicios para las comunidades. Por ejemplo, en la isla donde estamos invirtiendo 18,5 millones de dólares, el proyecto comenzó hace seis meses y ya hemos inaugurado centro comunitario, radio comunitaria, restaurantes comunitarios… Estamos asegurando la distribución de agua potable, que no existía.

Estamos desarrollando un proyecto importante también a nivel de agricultura y pesca para que ellos tengan la oportunidad de crear esas medianas empresas que son tan relevantes para el desarrollo económico de un país.

Esa es la visión: crear un destino inclusivo con la población. La formación es primordial y por eso tenemos la radio comunitaria porque a través de ella vamos a poder tener varios programas, no solamente de formación, sino de alfabetización, y llevaremos proyectos de formación continua para los jóvenes. Esa es la idea. No puede haber destino hoy en día que se desarrolle sin asimilar esos conceptos de antemano. Esa es una parte.

La segunda parte está relacionada con la forma de involucrar a nivel de empresarios. Nosotros estamos lanzando este año lo que vamos a llamar Aldeas Turísticas, que son pequeñas cabañas de tres habitaciones con la misma arquitectura emblemática de la zona, donde vamos a poder crear una nueva generación de empresarios, pero con gente de la comunidad. Les damos acceso a crédito, les damos conocimiento, formación y ellos podrán proponer otro tipo de alojamiento en su zona. Siempre será con limpieza, buen servicio y sonrisa. Esto lo vamos a enseñar.

El segundo punto es el crédito que acabamos de poner en marcha para los taxistas. Establecimos un crédito de dos millones de dólares para 100 taxis. La idea es que puedan ir a buscar ese préstamo sobre cuatro años, a una tasa muy interesante para ellos, para que se pueda renovar la flota de carros que transportan a los turistas en Haití.

Pienso que es un punto importante que les va a permitir ganar más y crear más excursiones y circuitos dentro del país.

¿Todos los taxis van a estar pintados del mismo color?

-Sí, los taxis van a estar pintados del mismo color y van a tener el logo del Ministerio de Turismo, además dirán: Transporte Turístico Autorizado. Esto va a dar seguridad a los turistas, cuando vean un taxi que está reconocido por el Ministerio, que además cuenta con una lista de los taxistas. Queremos que todos tengan acceso a esos créditos.

Hay otros créditos que el Ministerio de Comercio está poniendo en pie con el Ministerio de Finanzas y toda la idea es fortalecer la clase media haitiana. Para hacerlo hay que dar formación y crédito a esos jóvenes para crear esas empresas medianas locales.

Teniendo a República Dominicana al lado y en general toda América Latina, ¿van a tener formación en español para los haitianos?

-Hay algo muy interesante de la población haitiana: ellos son muy listos para las lenguas, hablan mucho inglés y por la proximidad con la República Dominicana y hasta de Cuba -los del norte ven a Cuba cuando no hay mal tiempo, capturan recepciones de radio de Cuba-, también hablan español. Son muy listos para los idiomas y la formación sí prevé capacitación en inglés y español.

El puerto de cruceros, que era una inversión importante del gobierno de Haití, está funcionando bien y está creciendo en cruceros. ¿Cómo piensan ustedes desarrollar el próximo año 2014-15?

-Efectivamente, el puerto está funcionando muy bien. Recibimos 600 mil excursionistas por año. Pienso que, a nivel del gran Caribe, es una tasa importante porque la República Dominicana recibe un poco más de 500 mil. Nos está yendo bastante bien a este nivel.

Sí tenemos información y yo he tenido citas con grandes cadenas de cruceros para abrir otros puertos turísticos o rehabilitar los que ya existen, como el puerto turístico de Cabo Haitiano, que son destinos históricos importantes. Para los cruceros no hay nada tangible, pero sí hay mucha información necesaria que está circulando y hay mucho interés en abrir otros puertos: uno en el norte y otro en el sur.

Haití mira a Cuba y Cuba mira a Haití. El acuerdo entre los dos países en desarrollo tiene aporte médico, incluso de formación turística, y es importante. ¿Van ustedes a incrementar la comunicación aérea con Cuba?

-Sí, bastante. Se puede decir que este año desarrollamos de verdad la cooperación con Cuba en el ámbito turístico. En otros años era mucho más el medioambiente, la agricultura y la parte médica. Este año le estamos poniendo mucha voluntad.

No solamente tuvimos representantes del Historiador de La Habana, que vinieron a pasar una semana en Haití para ir a ver los cafetales que tenemos y tener un producto combinado con los cafetales de Cuba. Ese es un proyecto que estamos llevando con el Ministerio de Cultura y el Instituto de Sobreguarda del Patrimonio Nacional.

La directora del Instituto de Patrimonio también fue allá hace tres meses para ver al Historiador de La Habana y ver qué otras relaciones de colaboración son posibles con Cuba. Mi director de formación hace un mes estuvo casi 12 días en Cuba y vamos a comenzar la cooperación a nivel de la capacitación de formadores y guías turísticos, ya que ellos son expertos en ese campo. También hemos recibido cubanos en las escuelas hoteleras del sur, por ejemplo, y están trabajando ahí.

Estamos desarrollando ahora la relación bilateral en el ámbito turístico. Pienso que una etapa para avanzar sería crear el multidestino del Caribe, como hemos hablado muchas veces con los ministros. El ministro de Turismo de Cuba está muy abierto a la idea. Últimamente han llegado representantes Havanatur y Cubatur, hicieron todo el circuito turístico, trabajaron sobre el producto, nos dieron varias recomendaciones, pero no ha habido seguimiento en ese ámbito.

Queremos tener un producto combinado y que Haití venda algo diferente de lo que pueda vender Cuba. Si la República Dominicana vende sol y playa, nosotros vendemos la parte histórica y Cuba vende la gastronomía y la cultura, por ejemplo.

La idea es crear un producto combinado que sea con dos o tres países. Pienso que eso es importante y nos va a ayudar a posicionarnos más fuerte a nivel europeo. Yo siempre tomo el ejemplo de un turista del Caribe o las América: cuando viaja no va solamente a un país en Europa, va a dos, tres, cuatro países. En cambio, en el Caribe van, se quedan 15 días en un sitio y no salen. Sería muy sencillo hacer el multidestino, porque estamos a 30 minutos de vuelo entre uno y otro país.

Es algo que hay que seguir, no va a ser fácil realizarlo del día a la noche, pero pienso que con las ideas que están sobre la mesa, vamos a poder llevar algo de aquí a 2015 con Cuba o con la República Dominicana.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar