Votar

Su voto: Ninguno Promedio: 4 (1 voto )

España y Panamá siguen trabajando para reforzar sus relaciones

10-05-2012

Por: José Carlos de Santiago

En diálogo con el embajador de España en Panamá, Jesús Silva Fernández, CND conoció acerca de los trabajos que se realizan para la recuperación del edificio de la sede diplomática de la nación ibérica en el istmo, así como de la creciente presencia de los empresarios españoles en el país centroamericano, entre muchos otros temas.

Señor embajador, ¿podría comentarnos un poco más sobre el proceso de recuperación de este edificio donde se aloja la embajada?

-El edificio que ocupa la embajada de España desde que se instaló en Panamá, está situado en una zona que fue el primer ensanche de este país. Se llamaba en su momento Palacio de España y hemos intentado recuperar el nombre.

Cuando se independizó Panamá en 1903 era una nación pequeña, con apenas 300.000 habitantes. La Ciudad de Panamá tenía 75.000 habitantes, concentrados en lo que ahora se conoce como el casco antiguo. Solo para la construcción del Canal llegaron al país 75.000 personas.

El presidente de la época, Belisario Porras, gran impulsor de reformas que conocía experiencias de modernización de ciudades como la emprendida en París, por Hausmann, o en Madrid por el Marqués de Salamanca, ideó el barrio donde se encuentra la Embajada de España, que se llama Bellavista. Utilizó como excusa una exposición nacional de Panamá, al estilo de las que entonces estaban de moda, las exposiciones iberoamericanas o universales.

¿Cómo la de Sevilla?

-Como la de Sevilla, entre otras. La exposición en sí no tuvo lugar porque coincidió con la Primera Guerra Mundial, por lo que muchos países que iban a participar no asistieron al final. España era una de las naciones seleccionadas, y se le había ofrecido un terreno en un alquiler por 99 años. España concibió este edificio como pabellón, para transformarlo luego como embajada o “legación”, como se llamaba entonces.

Durante el siglo que lleva aquí la embajada ha tenido todo tipo de experiencias. Entre ellas la de estar cerrada entre 1939 y 1951, cuando el gobierno de Panamá no reconocía al gobierno de Franco. Pero a pesar de eso se ha mantenido a lo largo del tiempo, y de hecho hoy en día es el único edificio republicano de esa época que se encuentra realmente intacto, tanto por fuera como por dentro.

Se han mantenido desde las paredes revestidas con azulejos importados de Sevilla,  con estilos moriscos y árabes, hasta el suelo hidráulico de la cerámica, e incluso todas las puertas de caoba. Algunas cosas se habían perdido pero las estamos recuperando, como los antiguos murales con los escudos de la época de Alfonso XII, o una serie de decoraciones, elementos que ahora intentaremos recuperar en esta última fase.

Durante el último año, se ha sometido al edificio a una profunda restauración. Finalizada la primera fase de las obras, hemos querido conmemorarlo con una exposición en el gran patio del zaguán de entrada al edificio, en conjunto con la Agencia EFE, utilizando sus fondos gráficos, que son de casi tres millones de imágenes.

Hemos hecho una selección de algunos de los momentos estelares de la historia de Panamá y de España en paralelo, y también de momentos importantes de la historia en común de los dos países, como la primera visita de los Reyes cuando todavía era Presidente el general Torrijos.

Además, creemos que 2012 es un momento muy adecuado, previo al 2013, que va a ser un año en que España y Panamá se encontrarán en muchas ocasiones, pues vamos a tener una Cumbre Iberoamericana aquí, a la que asistirán SSMM los Reyes y el Presidente del Gobierno; habrá un congreso internacional de la lengua española,  y será el año de conmemoración del quinto centenario del descubrimiento del Océano Pacífico por el extremeño Vasco Núñez de Balboa.

También España ha iniciado la restauración de un edificio en el casco antiguo para convertirlo en un centro cultural que inaugurarán SSMM los Reyes con motivo de los 500 años de descubrimiento del Océano Pacífico. Así que habrá toda una serie de actividades y el prólogo de ellas es esta exposición, y este trabajo de recuperación y restauración de un edificio que forma parte muy importante del patrimonio de la ciudad.

¿Me imagino que compañías españolas que están en el país estarán actuando como sponsors de estos actos?

-Sí, efectivamente. Ahora en Panamá hay una gran presencia de empresas españolas. Casi 250 empresas están aquí establecidas, buscando las posibilidades que ofrece el mercado; tenemos una buena relación con ellos y nos apoyan en muchos de estos emprendimientos que son también de su interés.

En ese sentido, la exposición ha sido posible igualmente gracias a un grupo español, IBT, que está construyendo hospitales y haciendo varias obras, y que nos ha apoyado también en este proyecto.

¿La embajada de España con Turespaña, o con alguna de las entidades públicas, piensa hacer alguna promoción, alguna muestra permanente, acciones de comunicación o publicidad?

-El pueblo panameño es precisamente uno de los que mejor conoce la historia de España. No son solo 500 años de historia en común, hay una colonia española muy importante aquí. La prensa sigue prácticamente día a día todo lo que sucede en España y son dos países que se conocen muy bien.

Pero además, tenemos muy buena relación, y en este momento, cuando en España la economía va peor, en Panamá están ofreciendo oportunidades de trabajo a muchos españoles y hay muchas empresas españolas que están ganando contratos.

Tenemos, efectivamente, una política constante de presencia cultural y de promoción de España, que los panameños reciben con mucha avidez e interés. Y los propios panameños y los medios de comunicación están constantemente promocionando España.

Es verdad que son momentos difíciles  por las restricciones presupuestarias en España, también en Turespaña. Pero con un poco de imaginación y con el apoyo de empresas sí podremos darle un impulso a la imagen de España en Panamá.

La relación económica entre España y Panamá, desde el punto de vista de la desaparición del paraíso fiscal, ¿en qué situación se encuentra y qué ventajas está aportando?

-Hemos apoyado los esfuerzos de Panamá, desde hace años, por lavar su imagen de país paraíso fiscal, logrando impulsar la firma de tratados de doble imposición e intercambio de información fiscal.

España ha sido uno de los primeros países de la Unión Europea que ha apostado por ello: en octubre de 2010 firmamos el convenio de doble imposición. Y el pasado 28 de julio de 2011 entró en vigor, y está ya plenamente vigente. Eso era importante, también para España, porque en la medida en que tantas empresas están viniendo aquí, el tratamiento de las que invertían en un país paraíso fiscal era muy perjudicial. En ese sentido, hemos conseguido eliminar una traba muy grande a la inversión española.

¿La flexibilización de esa norma hace que ya las empresas españolas que tengan una cuenta o que trabajen en Panamá no sean observadas como evasoras fiscales?

-Por supuesto, pero además había otra serie de problemas por el hecho de ser considerada Panamá como paraíso fiscal, lo que penalizaban la inversión. Por ejemplo, la propia inversión de empresas españolas declarada como tal en Panamá no podía descontarse de los gastos de la empresa, o los ejecutivos que se desplazaban tenían una retención en origen de casi el 30%.

Todo eso ha desaparecido. Incluso las limitaciones que tenían las instituciones financieras para poder captar clientes y fondos, ahora desaparecen en la medida en que hay ya un sistema de transparencia fiscal plenamente vigente.

 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar