Votar

Sin votos aún

México ha sido impactado por el peor sismo en 100 años

08-09-2017

Un poderoso terremoto de 8,2 grados sacudió este viernes el sur de México, dejando al menos 32 muertos, en lo que fue calificado como el mayor sismo registrado en los últimos cien años en el país.

El estado de Oaxaca, en el sur, fue uno de los más afectados. El gobernador de esa entidad, Alejandro Murat, dijo a la televisión local que se registraron 23 personas fallecidas de forma preliminar, 17 de ellas tan solo en la localidad de Juchitán, en el sureste del estado.

En Juchitán “hay casas colapsadas con gente al interior de las mismas”, dijo Luis Felipe, coordinador general de protección civil federal, a la cadena Televisa.

El vecino estado de Chiapas, en cuya costa fue el epicentro, reportó siete muertos. Además, hay dos menores fallecidos en Tabasco, también en el sur, y las autoridades advierten que este número puede aumentar en las próximas horas.

El terremoto es el “mayor registrado en el país en los últimos 100 años”, dijo el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en un mensaje televisivo momentos después del movimiento telúrico.

El sismo ocurrió a las 23H49 locales del jueves (04H49 GMT del viernes) cerca de la localidad de Tonalá (Chiapas), a unos 100 km de la costa, a una profundidad de 19 km y desató una alerta de tsunami para los estados de la porción central y sur de la costa del Pacífico mexicano. Pero ésta fue levantada poco después.

El pánico se apoderó, de norte a sur, de gran parte de los 120 millones de habitantes del país. Muchos salieron a las calles en pijamas, cargando a sus hijos o a sus mascotas.

De momento, en los estados del centro del país y en Ciudad de México, una megalópolis con 20 millones de habitantes, no se registraron mayores daños materiales ni se reportaron víctimas.

Las autoridades alertaron sobre una posible réplica superior a 7 en las próximas horas.

México está amenazado además por el huracán Katia, de categoría 1, que avanza este viernes por el Golfo de México hacia el estado de Veracruz, en una terrible semana en la que otros dos ciclones Irma y José, también cruzan el mar Caribe con una estela de muertos y graves daños materiales.

El temblor hizo revivir a muchos la pesadilla del sismo de 8,1 grados del 19 de septiembre de 1985 que devastó la ciudad y dejo unos 10.000 muertos.

“Otro más no, Dios, por favor no”, rezaba de rodillas una mujer de unos 60 años.

En las calles del centro de la ciudad se escucharon gritos al ver cómo algunos vidrios se reventaban durante el sismo.

“Iba manejando cuando empezó a temblar,  ¡se meneaba el coche!”, contó a la AFP Cristian Rodríguez, un conductor de Uber de 28 años que circulaba por el norte de la ciudad.

El temblor también sacudió a la mayor parte de Guatemala, donde no se reportan hasta ahora víctimas o daños. La prensa local guatemalteca informó de cortes de electricidad en algunos poblados del oeste, fronterizo con México.

México se ubica entre cinco placas tectónicas, cuyos movimientos convierten al país en uno de los que registra mayor actividad sísmica en el mundo.

Tras el sismo de 1985, se endurecieron las reglamentaciones en materia de construcción y los planes de protección civil.

'Tenemos cuatro personas atrapadas en el bar jardín, se cayó el techo, están vivas. clamó Pamela, quien dijo ser una concejal del municipio de Juchitán, estado de Oaxaca, sur de México.

Este es sólo uno de los muchos testimonios que surgieron en torrente tras el terremoto de 8,2 grados en la escala de Richter, el más poderoso en un siglo, que sacudió anoche a la ciudad de México.

'Necesitamos por favor lo más que se pueda de ayuda, las ambulancias están pero son insuficientes, que las personas que nos puedan apoyar lo hagan', señaló con tono de desesperación a través de un video por las redes sociales.

'Tenemos compañeros que quedaron atrapados entre los escombros, por favor necesitamos más personas que nos vengan a apoyar porque de verdad que las manos son necesarias y hay muchas casas más en otros lugares', afirmó la mujer.

Ruidos, en la tierra, chispas en el cielo, personas atrapadas bajo escombros, son algunos de los surgen relatos que consignan los medios locales y las redes sociales tras el poderoso movimiento telúrico.

El sismo resultó más potente que el devastador sismo del 19 de septiembre de 1985, que arrojó más 15.000 muertos en la ciudad de México, aunque por razones misteriosas mucho menos destructivo.

Algunos videos en redes sociales mostraron el momento en el que es colocada una bandera nacional en una montaña de concreto destruido por el movimiento telúrico en Juchitán.

En la ciudad de México, los relatos se refieren sobre todo al instante en que se produjo la imponente sacudida, en la que se observaron relámpagos en el cielo, atribuidos al roce de las placas tectónicas.

'Fue horrible, estalló un transformador y parecía que había ruidos en la tierra', señaló Angélica, médica pediatra de 48 años, del barrio Presidentes Ejidales, al narrar su experiencia durante el temblor de 8,2 grados en la escala de Richter que estremeció anoche al sureste y centro de México.

Los relatos también refieren ruidos en la tierra y constatan de la desesperación de las personas que salieron en estampida a las calles para ponerse a salvomientras rezaban y se abrazaban con su familia.

'Todavía me tiemblan las piernas, no me repongo aún del susto', reveló Angélica, que en ropa de cama sollozaba acompañada de sus dos hijos, quienes intentaban sin éxito tranquilizarla junto con su esposo, que también es médico.

'Se movió mucho mi casa. Nunca había sentido un temblor así en mi barrio. Por eso me asusté más', narró Araceli, contadora de 51 años, al contar su experiencia durante el terremoto que despertó a millones de personas en una vasta zona de México y los hizo salir en estampida de sus viviendas.

'Se sintió muchísimo, como nunca antes, estoy muy espantada', afirmó Araceli, que vive en Xochimilco, una zona lacustre y turística al sur de la capital, alguna vez llamada 'La Venecia Mexicana'.

'Dios nos proteja a todos, se sintió horrible. No puedo dejar de temblar, nos asustamos mucho', afirmó por su parte Rosa, un abogada de 54 años, apenas dejó de temblar y cuando retornaba a su vivienda en el barrio Los Cipreses, sureste de la capital mexicana.

'Creí que era el fin del mundo. Es impresionante. Son luces que te hacen sentir lo pequeño que eres y cómo todo puede cambiar en un momento', afirmó Rosa.

'De verdad, no se imaginan lo que fue esta noche. Era algo muy, muy fuerte, pero Dios no nos dejó. Creo que fue más fuerte que el del 85', señaló Rocío, de 59 años, una publirrelacionista de la ciudad de México al recordar el devastador terremoto de 8,1 grados Richter de hace 32 años que arrojó gran destrucción en la capital.

'Afortunadamente estamos todos bien', añadió y dijo que el movimiento de tierra 'estuvo de terror'.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar