Buscar

Votar

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 voto )

Juez declara la quiebra retroactiva a R.G. Hotels

27-11-2015

El Juzgado Primero de Circuito de Coclé decretó que R.G. Hotels, empresa promotora de los proyectos turísticos P.H. Ibiza Corona y P.H. Ibiza Coronado, estaba en quiebra desde el 31 de julio de 2012.

La sentencia se dio el pasado 21 de octubre, un mes después de que la nueva administración de la compañía solicitara la quiebra voluntaria de la misma, tras encontrar varias irregularidades financieras en la sociedad fundada por Rugiere Gálvez.

La medida deja sin protección a inversionistas que compraron bonos.

La quiebra retroactiva declarada por el juez Manuel de Jesús Corrales Hidalgo a la empresa R.G. Hotels, desarrolladora de los proyectos turísticos PH Ibiza Coronado y PH Ibiza Corona, pone en grandes aprietos a los inversionistas que compraron en 2012 bonos y valores comerciales negociables al grupo hotelero.

De acuerdo con la sentencia de Corrales Hidalgo, del Juzgado Primero del Circuito de Coclé, del pasado 21 de octubre de 2015, la quiebra se decreta desde el 31 de julio de 2012, fecha en que se realizó la primera emisión de bonos por unos $15 millones.

Posteriormente, el 8 de agosto del mismo año, se haría la de los valores comerciales negociables, por otros $15 millones: $30 millones en total.

 

Al declarar la quiebra de forma retroactiva, los dueños de los bonos no podrán hacer uso del fideicomiso, pactado en la emisión, para cobrar el dinero invertido.

 

El proceso ha generado desconcierto en el sector financiero, ya que genera una inestabilidad inesperada entre los inversionistas que le apuestan a la emisiones de deuda de las empresas, confiando en que tendrán el respaldo de un fideicomiso en caso de que se entre a algún proceso de quiebra.

 

Hay fuentes que, por otro lado, advierten de una serie de banderas de alertas que se podrían haber desatendido inicialmente por los auditores externos de la empresa.

 

Este año, la Bolsa de Valores de Panamá (BVP) suspendió las emisiones de R.G. Hotels por el impago de intereses de los bonos corporativos.

 

R.G. Hotels tenía como fecha límite el 31 de marzo de 2015 para entregar los estados financieros auditados, correspondientes al 31 de diciembre de 2014. Sin embargo, una carta firmada por el representante legal del grupo turístico reveló que era imposible cumplir con el requisito. La administración no contaba con toda la información y registros contables de las transacciones hechas en 2014. Tampoco existían los reportes de las consolidaciones bancarias que permitieran confirmar los saldos con las entidades crediticias.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar