Votar

Sin votos aún

VIII Seminario Internacional Gourmet desde la cultura

29-05-2018

Por: Jorge Fernández Era

Tome algunos ingredientes -carne o pescado, algún cereal, una hortaliza, además de vianda y selección de especias- y dispóngase a elaborar un plato (no discutamos si hay o no hay; ya lo dijo quien lo dijo: el rico come cuando tiene hambre, el pobre come cuando tiene qué, pero asumamos el paraíso).

Puede ser que su anhelo sea lograr algo excepcional, porque es el cumpleaños de su pareja o porque quiera celebrar la partida de esta. O puede que no, que es un día más en su rutinaria agenda, pero lo quiere convertir en una jornada especial, y por eso guarda bajo la manga aquello que solo usted sabe le ofrecerá a la comida un sello particular: un trocito de corteza de angiosperma.

Si a esa hora se pone a averiguar cuántas formas hay de mezclar todo ello, perderá su tiempo miserablemente, porque es un número que roza el infinito.

Apuesto a que usted, como persona inteligente, se acordará de cuando la bisabuela le cocinaba aquellas recetas que trajo de la Península, o del libro sobre culinaria que le obsequiaron en el último intercambio de regalos.

Eso sí: por mucho que digan los que saben, tratará siempre de que el resultado sea un dibujo fiel de lo que trae marcado en sus genes, porque usted, no por gusto, pertenece a un conglomerado social que se asentó en un rincón de este planeta, donde, según el clima, la calidad del suelo, la cercanía del agua y disímiles factores físicos y químicos se inventó una dieta para su subsistencia que fue adaptando con el tiempo, y sobre todo enriqueciéndola, porque comer no es solo masticar y tragar, que para eso somos humanos (o lo decimos).

El tema lo traigo a colación ―palabra que, por cierto, en una de sus acepciones nos remite a dulces, pastas o fiambres con que se obsequia a un huésped o se celebra un suceso― porque entre el 4 y el 6 de junio próximo se efectuará en El Laguito el VIII Seminario Gastronómico Internacional Excelencias Gourmet, dedicado a las tapas y cocteles y con España como país invitado.

Y qué mejor momento para celebrarlo, cuando aún está caliente la declaración de La Habana como Capital de la Coctelería de Iberoamérica. Vaya, que amerita que en estos días Arte por Excelencias pase a llamarse El Arte de Comer con Excelencia.

Lea más en Excelencias Gourmet

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar