Votar

Sin votos aún

Plácido Domingo asegura que cantar en Cuba era impostergable

25-11-2016

Por: Alain Valdés Sierra (Arte por Excelencias)

Le faltaba poco para cumplir ocho años cuando el niño Plácido Domingo pasó junto a su familia par de días en La Habana. Entonces no imaginaba que casi siete décadas después volvería a estar en la capital cubana para ofrecer un concierto siendo uno de los tenores más reconocidos de la historia del bel canto.

Descubre imágenes exclusivas del ensayo de Plácido Domingo en Cuba

Domingo ya está en Cuba, junto a su esposa, hijos, nietos y la cantante boricua Ana María Martínez, que lo acompañará en el espectáculo de este sábado en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, un momento impostergable según admitió en encuentro con la prensa nacional y extranjera.

Sobre su debut como cantante en la Isla dijo que cuando va a un lugar por primera vez, artísticamente, para él “siempre es una gran emoción, también una responsabilidad y nervios; no importa que te hayan escuchado en muchas ocasiones, quizás en discos, en videos, etc…pero el público tiene la posibilidad de descubrirte”.

Ya no tengo 30 ni 40 años, apuntó El rey de la ópera, no sé cuánto tiempo más cantaré. “Mi idea es que si después de pasado mañana el público está satisfecho y contento, regresaré otra vez, quiero cantar para toda La Habana”.

Célebre por la serie de presentaciones que junto a los también tenores Luciano Pavarotti y José Carreras protagonizara en las Termas de Carcalla a principios del decenio de los 90, Domingo confesó que un lugar nuevo siempre es importante, “pero en esta ocasión lo es más, la historia data de toda una vida, mis padres fueron queridísimos por el público cubano y la verdad es que hubo una entrega hacia ellos y en especial a mi madre”.

Los padres del prestigioso tenor fueron los cantantes Plácido Domingo Ferrer y Pepita Embil, dos artistas que durante la primera mitad del pasado siglo se presentaron varias veces en el Teatro Martí como parte de los elencos de diferentes compañías españolas.

Sobre la génesis de su estancia en la Mayor de las Antillas recordó que fue el barítono cubano Ulises Aquino quien hace 28 años le entregó una invitación de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso para cantar en la Isla.

Casi tres décadas después llega a La Habana para compartir con los cubanos su talento y pasión por la música en lo que ya es catalogada como una velada histórica.

En el intercambio con los medios el ganador del premio Grammy en varias ocasiones adelantó que el programa está integrado por arias de óperas, operetas, zarzuelas españolas y cubanas, y la canción. Entre las obras seleccionadas figuran un buen número pertenecientes a autores de la Isla, entre los que se destacan Gonzalo Roig y Ernesto Lecuona.

Domingo aplaudió la elección del Gran Teatro como sede de la velada, aunque le hubiera gustado cantar para mucho más público. “Es un teatro extraordinario, de una belleza increíble y que merecidamente lleva el nombre de Alicia Alonso, quien ha dado tanto al público cubano, ha sido una de las pocas increíbles estrellas del ballet clásico mundial, y yo tendré el honor de cantar en este teatro”.

De igual manera agradeció a las autoridades cubanas por el apoyo ofrecido y hacer posible que se hiciera realidad este momento, acotó.

El concierto del tenor español está pactado para las ocho y media de la noche de este sábado, y dada la cantidad de público que se espera, en las afueras del teatro serán instaladas pantallas y unas dos mil sillas.

La actuación de Plácido Domingo en Cuba se une en la historia junto a las de otras grandes estrellas de la ópera como Enrico Carusso y Renata Tebaldi, ambos en la primera mitad del siglo XX.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar