Buscar

Votar

Sin votos aún

Turismo, redes sociales y nuevos juegos de seducción

05-09-2017

Por: Elisa López

“Teniendo entre 100 y 250 likes tuyos en Facebook se puede predecir tu orientación sexual,  origen étnico, opiniones políticas y religiosas, y tu nivel de inteligencia o felicidad (…) Con 150 likes, los algoritmos pueden predecir el resultado de tu test de personalidad mejor que tu pareja. Y con 250 likes, mejor que tú mismo”, aseguró en una reciente entrevista a medios especializados el doctor Martin Hilbert, experto en redes digitales y Big Data.

Leyendo sus interesantes reflexiones sobre el tema, se comprende mejor por qué esa red social, y muchas otras que parecen haber llegado para quedarse, valen hoy billones de dólares y contribuyen a la capitalización creciente de las empresas que las desarrollaron: atesoran información muy completa sobre cada uno de nosotros; sobre miles de millones de personas en todo el mundo, enlazadas gracias a esa gran telaraña de conexiones y contenidos multiplicados que es Internet.

Facebook y compañía brindan datos sumamente valiosos sobre los consumidores que somos, o los clientes que podríamos ser en el futuro; sobre los colores y sabores que nos gustan, y también los lugares que hemos visitado o nos encantaría conocer. Datos de los que precisan otros consumidores y clientes, que buscan la comparación para impulsar su propia decisión de elegir.

A partir de haber descubierto un nicho sólido y prometedor en el que “colarse”: la necesidad de comunicarnos que tenemos los humanos, en el ámbito de una vida moderna que nos deja poco tiempo para los encuentros y el intercambio cara a cara; las redes sociales también nos aportan la posibilidad de indagar, comparar, comentar, y compartir en un entorno virtual sin límites.

Quizás por eso seguimos “regalando” nuestros datos a quienes las crearon, a pesar de las advertencias que nos siguen haciendo al respecto los estudiosos. Preferimos la sensación de sentirnos “empoderados”, con nuevas capacidades para valorar y decidir, y hemos hecho una especie de pacto de intercambio.

En ese escenario global, relativamente nuevo, se le puso bien difícil la tarea a quienes precisan de seducirnos y convencernos: cientos de empresas, especialistas de marketing, o destinos turísticos, que aprendieron que ya no basta con los adjetivos engordados, los colores llamativos, o los preparados mensajes subliminales en sus campañas. Se les ha hecho imprescindible el incluirse también en las redes, escuchar el “ruido” que estas generan, y tratar de seguirlo y aprovecharlo en beneficio de sus negocios.

A partir de su impronta netamente competitiva, el turismo fue pionero en este emprendimiento. Tiene la misión de cumplir sueños, regalar sensaciones diferentes, y eso siempre resulta complicado frente a un viajero que ahora se caracteriza por manejar la información a su antojo, tener muchas ilusiones y exigencias con respecto a sus vacaciones, intercambiar apreciaciones con total libertad y ser absolutamente infiel si el concepto que se le ofrece no cumple con sus expectativas.

No por gusto, destinos turísticos que históricamente han lucido liderazgos que parecen imbatibles, e igualmente compañías del ramo con sucursales y oficinas hasta en los sitios más insospechados del planeta, decidieron en los últimos tiempos sentar a sus especialistas en comunicación, publicidad y marketing junto a los comunity managers y gestores de redes sociales.

Y ahora ¿qué hacemos?

No lo dude, debe haber sido la pregunta recurrente de cada una de las personas que, desde las nociones de la comunicación y el marketing, tuvieron que enfrentar la encomienda de ganar las redes, a partir de perfiles que poco a poco devinieron en institucionales. Con el tiempo, y la ayuda de los expertos que se fueron formando con más preparación para el tema, se trazaron las nociones básicas que hoy se recogen en miles folletos y catálogos.

Quedó claro en primer lugar que Facebook, Twitter, Youtubeo Instagram, cada una desde sus recursos propios, aportan herramientas ideales para facilitar la interacción con clientes reales y potenciales de cualquier empresa o proyecto, y para fidelizar a esos usuarios en relación con marcas, productos y/o servicios.

Asimismo, pueden contribuir a generar una actitud muy proactiva con respecto a la organización o entidad que las usa, con el propósito añadido de favorecer a una mejor visibilidad y posicionamiento de esta en el mercado.

Sin embargo, las redes deben ser vistas y trabajadas como un canal más de gestión complementaria, dentro de una estrategia de comunicación online que incluya al menos un sitio web o blog institucional y tenga bien trazados objetivos generales, específicos y a largo plazo, según refieren los especialistas.

En el turismo, donde las páginas web se impusieron por moda, y también necesidad, desde hace más de 20 años, y las campañas promocionales suelen tener propósitos marcados desde que se conciben, Facebook y compañía han servido para buscar y mostrar protagonistas, tanto entre viajeros como entre esas muchas personas que hacen posible que funcione un proyecto hotelero o un destino.

Por otro lado, permiten ahondar en las fotos, videos y testimonios que emiten los turistas frente a los paisajes diversos que se ponen ante sus ojos, y al mismo tiempo, se abren con el ánimo de analizar quejas e impresiones contradictorias, que pueden colaborar en mejorar día a día la propuesta que intenta brindárseles.

Esa dimensión más humana y vivencial del turismo que trasmiten las redes sociales, ha contribuido además a influenciar la comunicación que se hace fuera de ellas; e incluso, al reenfoque  de mensajes y conceptos en función  de nuevas alternativas de ocio que empiezan a sugerir los propios vacacionistas;  entes que se saben ahora más estudiados, pero también más activos en función de la experiencia de la que quieren disfrutar.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar