Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 voto )

Turismo de wellness en destinos de Argentina

Fuente: TUR Noticias

El extenso territorio argentino sumó a lo largo de los años, de norte a sur, numerosos establecimientos dedicados a viajeros que buscan propuestas de turismo saludable. En escenarios naturales y alejados de las grandes ciudades, centros de belleza, complejos de aguas termales y hoteles con spa incluido se convierten en las alternativas más elegidas para recuperar energías, relajarse y disfrutar del aire libre.

Definido de acuerdo con las necesidades de cada viajero, el Turismo Wellness apunta al bienestar de la persona desde una perspectiva física y espiritual. Con el agua como su principal elemento, incluye tratamientos como vinoterapia, masajes con piedras calientes y actividades recreativas para bajar el estrés citadino.  “Wellness” proviene de la conjugación en inglés de los términos “well being” y “fitness”.

La propuesta de Turismo Wellness en Argentina combina tratamientos estéticos y de salud, a los cuales se suman otras actividades de entretenimiento como clases de tango, cabalgatas en la montaña y city-tour culturales a museos, estancias o casas antiguas. El objetivo es lograr el bienestar conjunto del turista, desde una perspectiva física y espiritual.

Estos paquetes de viaje por diversas regiones argentinas no son elaborados de forma generalizada, sino con base en las necesidades concretas de cada persona. Incluso, existen agencias especializadas que se dedican sólo a comercializar propuestas wellness. La idea común es que el visitante encuentre satisfacción y placer mediante la aplicación de masajes, cremas y diversas gimnasias para desintoxicar, revitalizar y sanar.

En general, los tratamientos se hacen a base de agua. Se dice que el 87% de las propuestas se elaboran con este elemento tan vital. En tanto, también se utilizan otros componentes como arcillas, algas, vinos y la infaltable madre tierra. Generalmente, cada centro u hospedaje tiene un director médico y un equipo de profesionales que asegura la calidad de los programas y evalúa de manera previa las condiciones de cada viajero.

En pleno auge

Según las conclusiones de la European Medical Travel Conference celebrada en 2011, el Turismo de Salud y Wellness será uno de los segmentos económicos que más crecerá, superando el 100% en menos de 10 años. En Argentina no es una excepción: el desarrollo de establecimientos dedicados al ocio, la rehabilitación y las actividades recreativas ya alcanzó un buen posicionamiento.

Si bien estos productos, instalaciones y servicios pensados para el bienestar crecieron inicialmente como complemento de otras propuestas turísticas, actualmente se perfilan como una alternativa personalizada, que en gran parte ayuda a desestacionalizar el turismo en algunas regiones del país. Es un rubro que en términos globales genera ingresos anuales por más de 100 mil millones de dólares, duplicando las cifras del Turismo Médico.

Orígenes y significados

Es importante diferenciar los segmentos de Turismo Médico y Turismo Wellness, ya que el turista que busca propuestas médicas selecciona un destino porque está enfermo, busca un tratamiento específico o un procedimiento que puede ser quirúrgico o cosmético. Los viajeros wellness se enfocan en alternativas de bienestar y en actividades preventivas para mejorar la salud y la calidad de vida.

La palabra “wellness” proviene de la conjugación en inglés de los términos “well being”, que significa bienestar, y “fitness”, que hace referencia a una buena forma física. Como filosofía de vida, es una propuesta que comenzó a desarrollarse hace unos 30 años en Estados Unidos, mediante la cual se establece que “para llevar una vida plena es imprescindible la armonía entre lo mental, lo físico y lo psíquico”.

Al momento de elegir un hotel es ideal que ya incluya un Spa con servicios de masajes, jacuzzi y áreas de relajación. Durante el viaje se recomienda no perder la rutina de cuidado personal con la práctica de yoga, pilates, bicicleta, natación o caminatas. Es imprescindible cuidar el cuerpo mediante el consumo de comidas livianas o macrobióticas, mucha agua y frutas.

Elementos básicos de viaje: bloqueador solar, repelentes contra insectos, cremas humectantes y tratamientos para el cuidado del cabello, entro otros. Finalmente, una buena recomendación es hacer un chequeo médico previo al viaje y llevar un seguro de asistencia médica.

En todo el país

En la Argentina hoy existen numerosos hoteles o resorts de alta gama especializados en estos tratamientos de salud, belleza y relajación tendientes a recuperar energías y contrarrestar el estrés. Hay alternativas en Buenos Aires, Córdoba, Iguazú, Mendoza y otros destinos de la Patagonia argentina, como Bariloche o El Calafate.

En este rubro wellness los Spa juegan un rol preponderante y se destacan los masajes descontracturantes o con piedras calientes. Entre los tratamientos más innovadores los hay con hojas de viña o chocolates. Nunca faltan las clases de yoga, pilates o aquagym, así como las actividades al aire libre.

Algunas propuestas

En la provincia de Misiones y a escasos kilómetros de las Cataratas del Iguazú -seleccionadas entre las nuevas Siete Maravillas del Mundo- existen varias propuestas para relajarse en pleno contacto con la naturaleza. Una de las opciones posee infraestructura de primer nivel, y entre los tratamientos más destacados ofrece fangoterapia y baños de chocolate de propiedades adelgazantes, desintoxicantes y reafirmantes; además de masajes tailandés, ayurvédico y shiatsu.

En el centro del país, la provincia de Córdoba alberga diferentes propuestas wellness en complejos especializados. Uno de ellos está en San Antonio de Arredondo, con programas “anti-age”, alivio del estrés, nutrición y cuidado de la belleza, en medio de las sierras. Ofrece canchas de tenis y campos de golf, así como clases de tango y salsa, noches de cine y talleres musicales.

En la región de Cuyo, la provincia de Mendoza alberga un complejo con circuitos de Spa y programas terapéuticos que integran tratamientos de belleza, relajación y salud. Incluye saunas, duchas escocesas, piscinas con hidromasajes y alternativas de vinoterapia, como exfoliaciones con semillas de uvas, humectaciones de vino y uvas, y masajes energizantes de Cabernet. También hay clases de elongación, yoga y Tai Chi, así como rafting, mountain bike y trecking.

A escasos metros del Obelisco porteño también hay propuestas de hoteles wellness y spa con baños turcos, baño finlandés, sauna, gimnasio, jacuzzi, piscina con hidrojets, áreas de relax con reposeras, masoterapia, pedicura, manicura y peluquería.

Otra alternativa de alta gama se ubica en la Ciudad de Buenos Aires, en un antiguo palacio francés, con un Paseo de las Artes propio. La propuesta incluye salidas en bicicleta, degustaciones de quesos y vinos, y circuitos turísticos fuera del hotel. El gimnasio está abierto las 24 horas, y durante los tratamientos se elige un menú de música personalizada, té y frutas secas.

En la Patagonia, otra de las propuestas está en Villa La Angostura, provincia de Neuquén, con una vista al Lago Nahuel Huapi y la Cordillera de los Andes. Un complejo con hidromasajes, sala de relax, sauna húmedo, gimnasio y piscina climatizada. Además, dos restaurantes y un muelle para excursiones de pesca o lacustres.

Entre las opciones de alta gama en Buenos Aires hay alojamientos wellness alrededor de U$S 340 / Los tratamientos y rituales individuales varían entre U$S 150 y 250 / Alternativas más económicas en el interior del país desde U$S 160, y las terapias personalizadas entre U$S 12 y 45 / Paquetes de tres noches con media pensión en la Patagonia desde U$S 780.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.