Sin votos aún

Parque de Aventura Pirata, en la península dominicana de Samaná

Ubicado en la península de Samaná, una zona de grandes valores naturales en el noreste de República Dominicana, el parque de Aventura Pirata ofrece como principal atracción el Zip-Line, que a través de un sistema de plataformas conectadas por cables de acero permite apreciar desde una perspectiva única el bosque tropical.

El parque está ubicado en la sección El Valle, en Santa Bárbara de Samaná. La excursión, organizada por el grupo “Mi Tierra Verde”, comienza con el traslado en un camión tipo safari a través de un accidentado camino vecinal, pasando por la represa del río San Juan e internándose hasta llegar a la rancheta, junto a una casita de campo del área, donde se recibe a los invitados con una degustación de chocolate y café orgánico y un trago de una bien curada damajuana.

La emoción comienza en el momento en que los guías del Zip-Line empiezan a poner todo el equipo reglamentario a cada uno de los excursionistas, incluidos doble arnés de seguridad y casco, para luego esperar a ser enganchados a la línea de seguridad en el cable de acero, antes de comenzar el viaje de plataforma en plataforma.

Aventura Pirata Zip-Line consta de 12 plataformas interconectadas por tres cables de acero que hacen un total de 7.400 pies de cables, que soportan 13 mil libras cada uno y permiten a los aventureros deslizarse saliendo desde la primera plataforma inspirada en un barco pirata y ubicada a 1.000 pies de la segunda, a una altura de más de 400 pies.

El turista puede hacer lo que desee: piruetas, gritar de emoción o simplemente distraer la vista en un ángulo de 360 grados a la redonda, descubriendo el más exuberante bosque tropical que nace en el mismo corazón de la cordillera.

Los guías asisten en cada fase de esta aventura, siempre con la máxima seguridad para que el cliente pueda disfrutar del zip-line. En cada estación podrán disfrutar del entorno del bosque tropical, entre el sonido de los pájaros y el salto de la espléndida Cascada Lulú.

Después de cruzar varias veces el río San Juan, se arriba a la estación 12, ubicada junto a  un árbol de ceiba centenario. Desde allí se realiza una caminata entre trillos que conducen a un refrescante baño en las aguas del río San Juan y la espectacular Cascada Lulú.

Al final de la excursión sobre los árboles, se servirán jugos tropicales y habrá oportunidad de comprar recuerdos de esta única y especial aventura.

El recorrido permite también conocer la playa El Valle, ubicada en una cerrada ensenada rodeada de una exuberante vegetación donde desembocan el río San Juan y un arroyo subterráneo cuyas frías aguas contrastan con la calidez del litoral de Samaná. Allí es posible degustar un exquisito pescado frito o con coco.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.